A 48 años de Suecia 3 – Uruguay 1, la eliminación y el “último baile” de grandes jugadores de los ‘60

Ladislao Mazurkiewicz, Roberto Porta y Fernando Morena. Foto: Wikipedia.
Ladislao Mazurkiewicz, Roberto Porta y Fernando Morena. Foto: Wikipedia.

A todo o nada, con un solo gol que sirvió para empatar a Bulgaria, el único punto que obtuvo la selección, Uruguay encaró su partido contra Suecia con la esperanza de clasificar a octavos de final del mundial de Alemania. Pero en 1974 ya no era suficiente jugar con las glorias uruguayas de los años ’60 y la falta de actualización del fútbol se vio muy clara contra la célebre Holanda de Johan Cruyff. Fue la peor participación de “la celeste” en una Copa del Mundo.

La “columna vertebral” del equipo tenía a glorias del fútbol uruguayo. Ladislao Mazurkiewicz, Juan Carlos Masnik, Pablo Forlán, Julio Montero Castillo, Ricardo Pavoni, Luis Cubilla, Víctor Espárrago, Pedro Rocha. Estos jugadores, la mayoría titulares de la selección uruguaya de 1974, ganaron al menos una vez todos los torneos oficiales nacionales e internacionales que disputaron.

A ellos, se sumó la renovación con jóvenes que blandían “la celeste” por primera vez. Baudilio Jaureguy, Luis Garisto, Walter Mantegazza, Denis Milar, Rubén Corbo. Y la estrella emergente, el nuevo ídolo del fútbol uruguayo: Fernando Morena. Entre la gente y la prensa especializada se formó una idea: la selección de México + Morena = la Copa del Mundo.

Pero el 23 de julio de 1973, Uruguay se jugaba la clasificación o el retorno. Una derrota desmoralizante por 2 a 0 ante Holanda, “la naranja mecánica” de Rinus Michel, y un empate a un tanto en la hora contra Bulgaria, ubicaron al seleccionado en la peor posición.

Así que en esa jornada, en Düsseldorf, Uruguay paró un 4 – 3 – 3 con Mazurkiewicz al arco; Forlán, Jauregui, Garisto y Pavoni; Espárrago, Mantegazza y Rocha; Milar, Morena y Corbo. Un inicio prometedor del combinado uruguayo, basado en remates de larga distancia, se enfrió con el primer gol sueco, marcado por Ralf Edström en el minuto 46 del primer tiempo.

El segundo tiempo presentó a un Uruguay al ataque y a una Suecia aguardando el contragolpe. Los dos goles restantes fueron de esa forma, con corridas iniciadas por el puntero izquierdo sueco, Roland Sandberg. Convirtió el segundo gol en el minuto 74 y fue partícipe fundamental del tercero, en la siguiente jugada, tres minutos más tarde.

Y Uruguay fue eliminado del mundial de Alemania en 1974. Los artículos de la época subrayan varios motivos para tamaño desastre: el cambio inexplicable de técnico (de Hugo Bagnulo a Roberto Porta), una gira intrascendente por Haití, el sudeste asiático y Australia, el trabajo con los jugadores que se desempeñaban en otras ligas (el fenómeno de los “repatriados” comienza en este mundial), y los entrenamientos a cargo de los jugadores (dado que el nuevo orientador se limitaba a fungir de árbitro en los picados entre futbolistas de élite).

Sin trabajo adecuado para disputar un mundial de fútbol, sin organización, sin otro proceso que el “partido a partido”, el mundial de Alemania fue una actualización a la fuerza para el fútbol celeste. Fue el peor desempeño de una selección uruguaya en un mundial.

Pero incluso eso fue mejor que lo ocurrido después: pasaron doce años para que Uruguay dispute otra vez el mundial, el mayor período de tiempo hasta el momento desde que se instaló la eliminatoria previa. Luis Cubilla se retiró en 1976, Masnik en 1978, el “verdugo” Rocha en 1980, Mazurkiewicz en 1981, Espárrago en el ’82, el “boñiato” Forlán (padre de Diego) en el ’84. Pavoni es una de las glorias de Independiente de Argentina, pero no lo convocaron más a la selección. Fernando Morena no volvió a jugar una Copa del Mundo de la FIFA.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp