Dilma inocente: Ministerio Público brasileño archivó el caso contra exministro de Hacienda del gobierno de Rousseff

Presidenta Dilma Rousseff durante cerimônia de abertura da 4ª Conferência Nacional de Política para as Mulheres. Foto: Roberto Stuckert Filho/Biblioteca de la Presidencia de Brasil.
Presidenta Dilma Rousseff durante cerimônia de abertura da 4ª Conferência Nacional de Política para as Mulheres. Foto: Roberto Stuckert Filho/Biblioteca de la Presidencia de Brasil.

El Ministerio Público de Brasil concluyó la investigación contra el exministro de Hacienda, Guido Mantega, quien encabezó esa cartera durante el gobierno de Dilma Rousseff, informó la revista Veja. Esta investigación civil fue la base del impeachment que la destituyó hace seis años.

Esta investigación buscó responsabilidades por el “pedaleo fiscal”, es decir, el retraso de las transferencias de dinero a diversos bancos brasileños para pagar los beneficios sociales. Dilma Rousseff fue destituida porque el Senado consideró que el pedaleo era violatorio de la Ley de Responsabilidad Fiscal.

Sin embargo, el trabajo del Ministerio Público finalizó la tarea con el archivo de las actuaciones. “La verdad salió a luz”, dijo la dirigente política, según publicó la revista Veja este jueves 22.

“Todos seremos juzgados por la historia”

Dilma Rousseff fue desplazada el 31 de agosto de 2016 por la Cámara de Senadores, quienes activaron el juicio político y aprobaron la expulsión de la mandataria por 61 votos a favor y 20 en contra.

Guerrillera, torturada, militante política y social, Dilma Rousseff fue la primera mujer en acceder a la presidencia de Brasil, en 2011,  por el Partido de los Trabajadores que encabeza Lula da Silva. En las 14 horas de discurso frente a los senadores que la depusieron, dijo: “Si me juzgan sin haber cometido un crimen de responsabilidad, se trata de un golpe, es un rotundo golpe, un golpe integral”.

“Hoy, una vez más, al ser perjudicados y no satisfechos en las urnas los intereses de sectores de la élite económica y política, nos vemos ante el riesgo de una ruptura democrática”, expresó en esa histórica oratoria.

Recordó que sintió miedo a la muerte y a las secuelas de la tortura y, sin embargo, “no cedí, resistí”. “Ahora no hay torturas, pero también miro a los ojos de las personas que me juzgan. Y todos seremos juzgados por la historia”, sentenció.

Compartir

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp