En el gobierno no se entiende, no se conoce y hay ignorancia sobre los alcances de la Ley de Negociación Colectiva, cuestionó Marcelo Abdala

Marcelo Abdala. Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS

El gobierno exhibe desde su interna lecturas disímiles de la actual ronda de Consejos de Salarios, con un Ministerio de Trabajo que “declara bien” ante  la gran cantidad de acuerdos aunque muchos excedan las pautas definidas por la conducción económica y un Banco Central que “lanza una alerta” por los “´muchos sectores que firmaron por arriba de los criterios del Poder Ejecutivo´”, señaló el presidente del PIT-CNT Marcelo Abdala en INFO24.

Abdala apuntó “un fenómeno significativo en estos Consejos de Salarios”, desde cuyo inicio “hemos considerado críticamente los criterios del Poder Ejecutivo para esta negociación en el sentido de que no dan garantías, ni del mantenimiento del poder de compra del salario real y menos de la recuperación del salario real perdido en el periodo que fue desde el 1° de julio del 2020 al 30 de junio del 2021 y que se cuantifica en un 4,33%”; los criterios además “flechan la cancha” y lo hacen al punto de que “los niveles mayores de intransigencia patronal”, como el de Paycueros, “tienen que ver con los efectos no jurídicos sino reales, en la sociedad, de un conjunto de herramientas que el gobierno ha ido desarrollando”; por ejemplo indicó “la Ley de Urgente Consideración” en sus “efectos en el campo social real”.

“Sin embargo, para un análisis riguroso, lo cierto es que una porción muy importante de la clase trabajadora le pasó por arriba a los criterios del Poder Ejecutivo”; como ejemplos destacó que “la carne acaba de firmar un convenio importante en función de todo un proceso de negociación y de movilización”, así como para “todos los trabajadores del metal y las ramas afines prácticamente se firmó un convenio colectivo en todos los sectores y en todos los casos con conquistas importantes y por arriba de los criterios; (…) y así un conjunto que ya debe andar rondando el 50% de los sectores que estuvieron comprometidos en la negociación han logrado acordar por arriba, lo cual demuestra que los criterios se quedaron cortos”, subrayó.

Llegado este momento político de las relaciones obrero-patronales y de los márgenes de la política salarial oficial, Abdala identifica en el gobierno “dos lecturas”: mientras que “el Ministerio de Trabajo ha salido a declarar bien e inclusive se desmarcó de una declaración del Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central, que es uno de los núcleos duros de la conducción macroeconómica del país, es realmente preocupante que cuando el Copom analiza los resultados de los Consejos de Salarios lanza una alerta sobre que ´hay muchos sectores que firmaron por arriba de los criterios del Poder Ejecutivo´; eso demuestra que en el gobierno no se entiende, no se conoce, hay ignorancia sobre los alcances de la Ley de Negociación Colectiva porque perfectamente en las reglas de juego actuales la cuestión se puede definir mediante votación o acuerdo dentro del Consejo de Salario, o definir por la vía de convenio colectivo donde legítimamente ambas partes, la cámara empresarial X con el sindicato X, acuerdan una cuestión que es, en definitiva, de acuerdo a su libre elección; pero lo más preocupante” es que ante “una cosa buena para el país, que el trabajador tenga aumentos que garanticen la inflación y tenga procesos de recuperación de lo perdido”, algo que “es bueno para los trabajadores” pero también “para los jubilados” y para “la demanda interna” que sostiene a las pequeñas empresas de todos los rubros, “ellos lanzan una alerta” contraria.

No obstante, Abdala caracterizó que esa perspectiva predominante en la interna de la conducción oficialista “demuestra además una orientación acertada del PIT-CNT en materia de defensa de negociación colectiva, y en particular con respecto a la orientación de negociación salarial, que ha sido una estrategia de diálogo y negociación pero también de movilización”.

Entre otros temas, el presidente de la central sindical habló de la elección el domingo 28 de representantes sociales en el directorio del BPS, de cuyos resultados en el orden de los activos “nos congratulamos porque ha habido un enorme grado de respaldo a la lista 11 del PIT-CNT, a pesar de toda una maquinaria” oficialista sobre la cual “no voy a atribuir a Un Solo Uruguay como parte de las fuerzas en pugna; porque en definitiva ellos armaron una fundación que les dio la persona jurídica para presentarse”, entidad que “no la conoce nadie; (…) levantaron un candidato que es funcionario del BPS pero que hacía 10 años que estaba en pase en comisión para el diputado Gerardo Amarilla, que para participar en la elección se reintegró al BPS y pidió licencia; una situación que te hace reflexionar cómo una organización nacional, con presencia en todo el país, gravitante en el mundo del trabajo” como es el PIT-CNT “tenga que competir con un sello de esta naturaleza”.

“En el campo del orden de los trabajadores, nosotros tuvimos una campaña en donde quien se puso las pilas para defender el voto contra la lista del PIT-CNT fue la coalición de gobierno y el Poder Ejecutivo; hubo muchas presiones político-partidistas para que la gente votara la lista alternativa al movimiento sindical; sin embargo, tuvimos por arriba de 426.000 votos, casi duplicamos a la otra lista (…); en el cálculo grueso, aquí siempre ha estado en la picota el papel del movimiento sindical, su representatividad: toda esa polémica se dio por tierra porque en definitiva, la Organización Internacional del Trabajo establece que para definir delegaciones que tienen que ver con la representación de los trabajadores, le corresponde definir esa delegación a la organización más representativa, que en Uruguay es el PIT-CNT sin ninguna duda; sin embargo participamos en una elección abierta, duplicamos en votos a la otra lista y tenemos alrededor de 427.000 votos, más que en la elección anterior, contra todo el aparato del gobierno y en definitiva se acabó esa discusión de si el movimiento sindical es representativo o no, las urnas cantaron”, graficó; señaló que “la prensa del capital no dice nada respecto de esto” cuando “las cámaras empresariales levantaron una candidatura que no salió; quien tiene  problemas de representatividad probablemente esté en otro lado”, razonó.

 

 

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp