Inflación: “nosotros estimamos que en lo que queda del año habrá dos nuevas subas”, aseguró el integrante del CINVE Rafael Paganini

Foto: Javier Calvelo / adhocFOTOS
[shortcut_audio_nota]

El CINVE realizó un informe sobre la situación actual de la suba de precios, titulado “El problema del Banco Central del Uruguay, cuando solo tiene un martillo”. A través de este estudio calificó de incompleto e incorrecto el diagnóstico realizado por la institución bancaria acerca de los motivos de la creciente inflación. La inflación del mes de octubre fue del 1% mientras que la inflación acumulada del último año se situó en 7,9%, es decir, por encima de la meta propuesta por el banco que tiene como tope el 7%.

En diálogo con Mejor Hablar el integrante del Centro de Investigaciones Económicas (CINVE) Rafael Paganini contó que las principales conclusiones del informe “las conclusiones son que si observamos que la inflación tuvo un mínimo en mayo, después de un año de muy poca demanda, luego del aumento de precios a principio de año por la crisis sanitaria y entonces trepó. Ese aumento se dio principalmente a través de los precios transables y pese a una baja de los precios no transables, típicamente cuando hay presiones de demanda se observa lo contrario; los precios internacionales más desinclinados por los mercados internacionales y los precios no transables tienen más rienda suelta para aumentar a presiones de demandas”

“Nosotros tomando eso y si partimos de la base de lo que se está comentando en otras partes del mundo, que varios países se están enfrentando a presiones inflacionarias por problemas de restricciones de ofertas y distorsiones en las cadenas de suministros, tenemos la impresión de que el rebote inflacionario en Uruguay tiene más que ver con presiones de demanda. Por eso la clásica fórmula de subir tasas de intereses es menos efectiva de lo que esperaban” agregó Paganini.

Paganini explicó que “el BCU utiliza una tasa como instrumento de política monetaria, es la tasa en la que presta a los bancos e influye mucho en las hojas de balances de los bancos y si uno baja esa tasa, eso repercute en tasas y precios del sistema financiero en general y hace que si uno baja eso, ejerce presión a la baja en todas las tasas de intereses  de la economía y si la sube, ejerce presión al alza. Eso haría que movimientos al alza de esa tasa de la política monetaria tengan el efecto de hacer más caro el crédito y eso se usa típicamente para enfriar la demanda y lograr ajustes de corto plazo para enfriar o estimular la demanda”

El integrante de CINVE hizo referencia a la inflación en lo que queda de este año y lo que se espera para 2022 y sostuvo “nosotros estimamos que en lo que queda del año habrá dos nuevas subas y esperamos que siga subiendo hacia el primer semestre del año que viene y después empieza a bajar nuevamente y terminaría cerca del 7,5%”

Aseguró que terminaría el 2022 incluso por encima del rango que se propone el BCU y que la baja a final de ese año se debería a la “normalización del sistema de precios”.

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp