Informe de CINVE sostiene que presión fiscal bajó a empresas y aumentó para particulares

Sede de la DGI en Montevideo. Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS
Sede de la DGI en Montevideo. Foto: Javier Calvelo/ adhocFOTOS

Según el análisis del Laboratorio Fiscal y Tributario de CINVE, la presión tributaria en 2019 correspondía a 16,5 puntos porcentuales del producto bruto interno (PBI), pero en 2020 pasó a 17,1 puntos porcentuales de PBI y a 17,5 puntos el año pasado. El artículo destaca los efectos del cambio en el ajuste de la base de prestación y contribución (indicador para calcular impuestos y prestaciones sociales) que dejó de utilizar la inflación para adoptar el índice medio de salarios.

La publicación indica que la recaudación neta de la Dirección General Impositiva (DGI) aumentó en términos reales (es decir, descontado el efecto de la inflación) un 7,1%, mientras que la actividad económica se recuperó, pero solamente un 4,5%.

Esta diferencia fue destacada en el documento porque, cuando no hay cambios en el sistema tributario o en el cumplimento del pago de los contribuyentes, lo habitual es que los datos de recaudación y actividad sean muy similares o, en su defecto, muy semejantes.

Entre los motivos más destacados de la diferencia se encuentra el cobro del Impuesto COVID-19. Pero, sobre todo, con la modificación en la forma de cálculo de la base de prestación y contribución (BPC). Este indicador se utiliza para ajustar impuestos, como el de la renta de las personas físicas (IRPF), o el de la asistencia a la seguridad social (IASS).

En 2019, la BPC se calculaba en base a la inflación. Con el Gobierno de Lacalle Pou, se efectúa con el índice medio de salarios. A esto se suma la eliminación de la rebaja del IVA de dos puntos en cada compra mediante tarjetas de débito.

En ambos casos, IRPF e IVA, el reporte sostiene que fueron cambios regresivos. En el caso del IRPF “se genera mayor pérdida de ingreso a quienes reciben rentas del trabajo” cuando se calcula por el crecimiento de los salarios. Sobre el IVA, la eliminación de los dos puntos porcentuales también fue calificado como regresivo.

Cambios tributarios beneficiaron a los empresarios

Sin embargo, el reporte de CINVE sostiene que las modificaciones dirigidas a las empresas redujeron su presión impositiva. Exoneraciones temporales para pequeñas empresas, reducciones permanentes para grandes empresas, nuevos mecanismos para el régimen de promoción de inversiones, modificación del mecanismo de ajuste a la valuación de inmuebles rurales para el pago del impuesto al patrimonio de propiedades superiores a las 2.000 hectáreas, son algunas de las que destacó el documento.

Finalmente, el reporte presenta un cuadro que especifica la medida adoptada, cuál fue el efecto impositivo, identifica ganadores y perdedores y señala el efecto en la recaudación.

La única decisión que perjudicó a las empresas es la que modificó el porcentaje del beneficio fiscal para las donaciones especiales de empresas, un 5%.

El tercer informe tributario fue publicado por el Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) en marzo de 2022, por el Laboratorio Fiscal y Tributario que coordina el contador Gustavo Viñales.

 

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp