Salarios y jubilaciones no crecerían en 2022 y durante el quinquenio continuarían acumulando pérdidas, advirtió economista Bruno Giometti

“La recuperación” salarial prevista por el gobierno a partir de 2022 no se concretaría sino que el salario sería “5% más bajo que antes de la pandemia en términos de poder de compra” por la erosión de la inflación sobre los ingresos fijos, y en el mejor de los casos “la recuperación a que el gobierno se ha comprometido se estaría desarrollando en los últimos dos años” del quinquenio, señaló el economista Bruno Giometti en Menú Informativo.

Giometti explicó que “después de tres meses en que la inflación se había estabilizado a un nivel alto, en 9,4% interanual (…), en este mes se acelera el ritmo de crecimiento de los precios al consumo, sube algunas décimas y es el dato más alto (9,56%) de inflación interanual desde fines de 2020”.

Recordó que “a lo largo de todo este año la inflación ha estado básicamente por encima del 9% y la alerta que nos marca esto es que, con gran seguridad, la recuperación de salarios reales e ingresos reales, que estaba previsto se empezara a desarrollar este año 2022, no va a ser así salvo que exista un fenómeno extraordinario y que la inflación baje sustantivamente”.

El economista precisó que “aun teniendo en cuenta los ajustes previstos para julio” y “los correctivos que se ha negociado particularmente (…) es muy probable que el salario real y las jubilaciones en términos reales no crezcan en 2022, que se mantengan en un nivel mucho más bajo, en torno a un 4%, 5% más bajo que antes de la pandemia en términos de poder de compra, y que la recuperación a que el gobierno se ha comprometido (…) se estaría desarrollando en los últimos dos años de gobierno”, advirtió.

“Eso implica que aun cuando eso se cumpla finalmente, durante todo el proceso, en el quinquenio los salarios hayan estado perdiendo valor y que hayan ido acumulando pérdidas que serán mayores cuanto más se demore el inicio de la recuperación; y eso depende entre otras cosas de que, si la inflación se sigue manteniendo en estos niveles de más de 9%, esa recuperación se demore cada vez más” por la caída del poder de compra.

Y dado que “en general la evolución de los ingresos está muy determinada por lo que ocurre con el empleo y con los salarios, vemos en el segundo trimestre de 2022 (…) que los ingresos en términos reales disminuyen, hay una pérdida del valor real del ingreso promedio de los hogares, y eso se da” por un lado “porque el salario continúa cayendo, y también porque las mejoras en el nivel de empleo que se venían dando sobre todo a fines de 2021 se entran a revertir, se revirtieron, el desempleo subió hasta el 8,4%”.

“En síntesis, los salarios siguen cayendo, la gente que está ocupada está perdiendo poder de compra, y no se incorpora al mismo ritmo que hace unos meses personas al mercado de trabajo porque no está habiendo una generación de empleo dinámica, que básicamente se estancó este año”.

Compartir

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp